EMI

Con convulsiones controladas, empezó a tomar el aceite con la esperanza de mejorar su comportamiento cada vez más agresivo y tímido. No toleraba lugares públicos, ni ruidos fuertes. Se autoagredía, y agredía a su entorno al desorganizarse. Su vocabulario se reducía a 20/30 palabras. Después del aceite logró relajarse, una mayor conexión con el entorno, voluntad de aprender, capacidad de atención.

LARA

La palabra esperanza se habia convertido en una palabra vacía de sentido para nuestra familia, y era ironicamente la palabra a la que me habia aferrado hace 4 años atras cuando ocurrió el accidente… Ver a Lara convulsivar una y otra vez, tantas veces que había dias en que perdía la cuenta, asi durante 2 años, probando drogas legales que JAMAS le controlaron un dia de crisis, sino que ademas la iban desconectando lentamente. Los medicos me quisieron hacer creer que esa era nuestra suerte: 40 crisis diarias, 720 pastillas mensuales, cada vez más dopada, cada vez más lejos… Pero la suerte estaba echada una vez mas para nosotras, y me animé a probar Cannabis. Hoy ya pasaron 5 meses y no solo las crisis se redujeron de 40 a 1 ó 2 diarias, esta con menos de la mitad de la medicacion que tomaba, está conectada y lo mas importante es que su sonrisa no se apaga, perdura todo el dia… Esta planta le dio sentido a la palabra Esperanza.

CIRO

Ciro antes del aceite era un bebe sobremedicado, que vivia en un estado de hiperactividad constante, desconectado de su entorno. No miraba a nadie a los ojos, no dormia mas de 45 minutos de corrido en todo el dia. Su cuerpo estaba rigido y tensionado por las medicaciones pero a la vez sin tono muscular y sin sosten corporal. Sufria hasta 200 convulsiones diarias.
Al primer dia de tomar aceite empezo a dormir de corrido 6 horas de noche. A los 20 dias, sus crisis bajaron de 200 a aproximadamente 30 y luego siguieron bajando en cantidad e intensidad. Su conexion mejoro notablemente y su estado de irritacion constante dio paso a un mucho mejor humor todo el dia. Comenzo de a poquito a ingerir solidos y a imitar sonidos. Ahora sonrie siempre y “charla” todo el tiempo.

BENJA

Al 4º mes de vida a Benjamín le aparece su primer crisis, ahí arrancamos un camino imprevisible.
Su epilepsia le atacó a su sistema madurativo, sin sostén encefálico y con una hipotonía importante, empezaron a medicarlo con anticonvulsivantes teniendo entre 5 y 10 crisis diarias, luego de 3/4 meses sus crisis fueron aumentando a 50 por día y así sucesivamente hasta llegar a 200 diarias, con 7 cambios de medicación en sus dosis más altas. Paralelo a esto Benjamín se me iba cada día más, no sonreía, no hablaba, no se movía, estaba desconectado 100%, en un mundo impenetrable. Después de la 1º dosis que le doy de aceite de cannabis, Benjamín vuelve a la vida, no sólo que sus convulsiones se reducen en un 80%, sino que empieza a conectar con el mundo exterior. Hoy responde a cualquier estímulo, grita, llora, se ríe… su tonicidad empezó a fortalecerse, su sistema nervioso se estabilizo. Hoy es feliz. Y yo como mamá, nosotros como familia volvimos con él. Eternamente agradecidos a esta BENDITA PLANTA.